Tras el proceso de descontaminación, los implantes pasan a la fase definida como ENVASADO PRIMARIO, es decir, el acondicionamiento del implante en su propia ampolla. Según lo establecido en la fase de diseño, para cada implante se define también su sistema de envasado. El implante, de hecho, se puede presentar en la ampolla con o sin soporte, suspendido sobre la tapa de la ampolla o sostenido en el interior de la ampolla mediante un separador guiado por una arandela.  Cada implante se introduce en la ampolla en el interior de la sala blanca, bajo una campana de flujo laminar, con el fin de garantizar el mantenimiento de la limpieza hasta que se cierra herméticamente la ampolla con una tapa específica. A continuación se procede a la fase de ENVASADO SECUNDARIO, en el que la ampolla que contiene el implante sale de la sala blanca para pasar al área de ACONDICIONAMIENTO. Aquí se introduce la ampolla en el frasco de plástico con tapón sellado y se etiqueta. La etiqueta extraíble muestra el código y la descripción del producto, el número de lote de producción, la fecha de caducidad, el nombre del fabricante y la simbología conforme a la Directiva CE 42/93.  Una copia idéntica de la etiqueta extraíble está pegada en la caja de cartón que albergará la botella y la hoja de instrucciones.

Share this Post: